SERENDIPITY

Qué bonito, qué dificil de pronunciar, qué original. Pero ¿qué significa realmente? En español se dice Serendipia pero proviene del inglés Serendipity que deriva a su vez del vocablo árabe Serendib, un nombre persa, del país de Las mil y una noches. ¡Mágico! ¿verdad? Es la magia de la casualidad. Porque de casualidades, de fortuna, de azar, está llena la historia personal de todos nosotros.

CONTACTO

Nicasio Gallego, 17 2ºB
28010 – Madrid
info@serendipityspain.com

SERENDIPITY: UNA PELI PRECIOSA Y AHORA, UNA VELA

La primera vez que escuché esa palabra, algo difícil de memorizar, fue como título de una película. Habría ido a verla sí o sí porque John Cusack, su protagonista, es mi actor favorito, pero el nombre del filme me pareció tan curisoso que me obligó a buscar su significado en internet. Y el significado reforzó aún más mi ganas de verla.

La magia de la serendipia

Fue un acierto. John estaba atractivísimo. A pesar de no ser ni el más guapo, ni el más rubio, ni el más alto (eso casi casi) de los actores de Hollywood, tiene un sex-appel que le hace diferente, además de hacer muy bien su trabajo, claro. Al menos a mí me lo parece. Su pareja, en la peli, era Kate Beckinsale, una actriz británica que tras este papel tan romántico se ha hecho mundialmente famosa por su rol de Selene en la saga de películas de acción Underworld. Ellos, ambos comprometidos con otras parejas, se conocen por azar, por causalidad, y la magia de la serendipia, de la casualidad afortunada, hace el resto.

Nueva York, la Navidad, las compras, el hotel Waldorf Astoria, un libro que circula por el mundo con un número de teléfono, el de ella; un billete de un dólar que pasa de mano en mano con el de él. Muchos momentos de esos en los que “según llega uno, el otro se acaba de ir” y que te obligan a decir en alto desde tu butaca: “Pero chico, espera un minuto más que está llegando ella. Pero mujer, sal ya del ascensor que está a punto de bajarse por el otro”. En fin, un sinvivir que te tiene el alma en un ¡ay! durante 90 minutos. No voy a hacer spoiler pero, siendo una película de amor y con una última escena en la pista de patinaje sobre hielo de Central Park, ¿se necesitan más pistas para saber cómo acaba?

De película a vela

Lo cierto es que el filme no obtuvo unas magníficas críticas pero yo aprendí una palabra nueva y me la guardé. Ahora, esa palabra se ha transformado en una vela en la que la magia está servida.

No Comments

Post a Comment